Déficits de Cuenta Corriente y Desequilibrios Globales

Comparte en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Entre los países con déficit, la principal contribución a los desequilibrios globales ha venido de Estados Unidos, un país que recientemente tuvo necesidades netas de financiamiento ele- vadas y persistentes, que llegaron a suponer el 6% de su PIB y más del 2% del PIB mundial en 2006. La principal contraparte ha sido el considerable superávit en cuenta corriente de China (el 10.6% de su PIB y 0.7% del PIB mundial) y, en menor medida, de otras economías emergentes de Asia.

l elevado superávit en cuenta corriente de China ha ido ganando importancia cuantitativa, frente a los superávits en cuenta corriente de otros países no exportadores de petróleo como Japón. Si consideramos países productores de materias primas podemos citar a los exporta- dores de petróleo; quienes cuentan con superávits importantes en cuenta corriente. Ejemplos incluyen a países del Golfo, Rusia y Noruega. Otras áreas geográficas (como América Latina o la zona del euro) han presentado, en conjunto, saldos por cuenta corriente relativamente equilibrados, aunque con divergencias importantes entre países.

Gráfica Déficits de Cuenta Corriente (%PIB)

La gráfica deja en claro que los desbalances comerciales se dan en: los países que importan más de lo que exportan. La consecuencia es que deben pedir prestado a los países que tienen superávit para financiar la diferencia entre ingresos y gastos con el exterior.

Existe una identidad que se refleja en la relación entre el déficit comercial y la evolución del endeudamiento con el exterior. Si un país genera déficits significativos de manera repetida acumulará mucha deuda, con lo que corre el riesgo de tener que pagar tasas más altas al aumentar el riesgo de no pago. Asimismo, si un país superavitario acepta de manera repetida la deuda de un mismo país deficitario, acumulará ese riesgo en su cartera.