Es un error espantar a la inversión